Loulé vibra con el MED

Loulé vibra con el MED

Miles de visitantes han llenado el centro histórico de la ciudad en la 15ª edición del festival

Dub Inc, Asian Dub Foundation, Sara Tavares, Teresa Salgueiros y otros conciertos con lleno absoluto. El evento reafirmó así su prestigio nacional e internacional y el papel preponderante en la dinamización económica de la ciudad

Un público verdaderamente frenético, de varios puntos del globo, invadió la Zona Histórica de Loulé del 28 de junio al 1 de julio para experimentar todas las propuestas diferenciadoras del 15º Festival MED. Las sonoridades contagiosas de la World Music fueron, sin duda, el principal elemento de este encuentro cultural a escala global, pero también hubo espacio para otras manifestaciones artísticas que no dejaron indiferentes a los visitantes, cada vez más fieles al “Mejor Festival de Media Dimensión de la Península Ibérica”.

Aforos completos en los diversos escenarios, unas veces por tratarse de nombres consolidados del panorama musical nacional como fue el caso de Bonga y Miguel Araújo, en el Escenario Matriz, o de Teresa Salgueiro y Sara Tavares, en ese mismo escenario; otras veces por ser artistas conocidos en términos internacionales como los franceses Dub Inc y los británicos Asian Dub Foundation; o sólo por la curiosidad en cuanto a la originalidad de los proyectos como sucedió con Vurro que actuó en el Escenario Castelo.

Fue precisamente con este español con el que arrancó la programación en los escenarios principales. Con una calavera de buey en la cabeza que le permite dar unas marchas en la batería, mientras toca las teclas, el boogie de su música inspirada en una concepción bovina agradó a los asistentes y no perdió la oportunidad para animar el baile.

Los momentos álgidos de esta noche inaugural fueron las actuaciones de Miguel Araújo y de Bonga. El cantautor es uno de los nombres más importantes de la música portuguesa de la actualidad, y regresa a este escenario después de un concierto en 2013 y llevó algunos de los éxitos de su carrera, solo y en los Azeitonas, como autor e intérprete: ‘Fizz Limão’, ‘Dona Laura’, ‘Anda Comigo ver os Aviões’, ‘Os Maridos das Outras’, ‘Pica do Sete’, entre otros. Ya Bonga, cuya carrera ha experimentado una fase de crecimiento en los últimos tiempos después del gran éxito en los años 80, contó con muchos seguidores (especialmente angolanos) en Loulé, a los pocos días del concierto en el Rock in Rio de Lisboa. Los clásicos ‘Mariquinha’, ‘Lágrima no Canto do Olho’ o ‘Kambua’ fueron cantados a coro por el público.

Esta noche pasó por el MED el proyecto indie brasileño Metá-Metá, los ritmos latinos de la cumbia amazónica de los peruanos Los Mirlos, la reinterpretación de la música tradicional portuguesa y sus instrumentos con Gaiteros de Lisboa, el folk americano con la voz y la guitarra del quarteirense Sam Alone and The Gravediggers, la envolvencia musical y estética de los Orelha Negra y los nuevos contextos de la música tradicional, con el DJ Set Sampladélicos.

A pesar de que la lluvia provocó la cancelación de los dos últimos conciertos, el viernes la euforia estuvo en las calles, callejones y callejuelas de la Zona Histórica de Loulé, sobre todo junto a los escenarios. En el Escenario Cerca, las voces femeninas fueron las grandes destacadas. Los ritmos de Cabo Verde, uno de los países con representación más expresiva en este festival, llegaron a Loulé con Sara Tavares, la exitosa artista en el circuito internacional de la World Music. Con la “ginga” que tan bien caracteriza su estilo marcado por el soul, la artista no dejó a nadie indiferente, sobre todo en temas como ‘Balancé’.

El “girl’s power” continuó con la actuación de Morgane Ji, la artista natural de la desconocida Isla de Reunión que por vez primera tuvo una representación en el MED. Su voz ronca y sensual, con un timbre único, llevó a Loulé la fuerza de la ‘Woman Soldier’ (título de uno de sus trabajos), en una mezcla explosiva de pop, rock, electrónica, con algunos tintes de músicas del mundo, por sus gritos chamánicos.

Si en estos dos conciertos el público pudo disfrutar de la magia de la música de una forma más tranquila, en el Escenario Matriz fue la energía electrizante de los artistas lo que llevó a la platea a vibrar. Primero con los españoles de La Pegatina, en una actuación siempre acelerada donde el lado latino de la rumba y el merengue se unió a las locuras del punk o de los cánticos hooligans para un concierto verdaderamente alucinante; y después con el que habrá sido uno de los mejores espectáculos de todo el festival y que quedará en la historia del MED, con los londinenses Asian Dub Foundation que llevaron a miles de personas al éxtasis. El grupo multicultural que presenta un repertorio donde el dub, drum, bass, reggae o rock se une a melodías tradicionales de la India y letras de rap, con un fuerte componente contestatario contra la opresión e injusticia social, resultó en Loulé como un producto explosivo en el escenario. Una verdadera explosión de ritmos que incendió un público en éxtasis, incluso bajo una lluvia que empezaba a caer con intensidad en el sur del país.

Fueron las condiciones climáticas que llevaron a la cancelación de los dos últimos conciertos: la DJ Selecta Alice (que se subiría al escenario la noche siguiente) y el vibrante proyecto de Portugal, Mozambique y Ghana, el Gato Negro. A pesar de los muchos esfuerzos para proseguir la actuación, después de tres canciones la vocalista Carmen anunciaría la interrupción del espectáculo por falta de condiciones en el escenario.

En esta noche que terminó con olor a tierra mojada, destacaron también los proyectos nacionales que se subieron al Escenario Castelo: el guitarrista Ricardo Martins, el jazz fusión de Bruno Pernadas y el klezmer de Melech Mechaya.

En el cierre (oficial) del Festival MED, la noche del sábado volvió a batir récords de afluencia de público. El fenómeno Dub Inc, la ex-Madredeus Teresa Salgueiro, o el dúo caboverdiano Bitoria y Chando Graciosa contribuyeron en mucho a otro lleno en el historial del MED.

Considerado por muchos como uno de los tesoros de la cultura portuguesa contemporánea, la voz de Teresa Salgueiro, que ha recorrido el mundo entero, llegó a Loulé. Un momento intimista, donde se recordaron los grandes himnos de su antiguo grupo, como ‘Vaca de Fogo’ o ‘O Pastor’, temas de su trabajo a solas o incluso la versión de ‘Canção de Embalar’ de José Afonso.

En el largo da Matriz, una multitud esperaba a dos de los varios artistas de Cabo Verde que hicieron del funaná un fenómeno de danza a escala internacional. Bitori ‘Nha Bibinha’ y Chando Graciosa no defraudaron las expectativas, sobre todo de los muchos africanos residentes en el Algarve que asistieron a una actuación vibrante de dos señores que celebran el funaná tradicional, sin olvidar que esta es también un arma de protesta.

Por otra parte, la música como vehículo de contestación política, social, ideológica fue una constante en esta edición del Festival MED. De Palestina, los 47 Soul dejaron bien presente lo que es el largo conflicto con Israel. Los polacos Hanba! recrearon el espíritu rebelde, revolucionario y libertario de los oponentes a los regímenes en el período entre las dos Grandes Guerras en su ciudad natal, Cracovia. Mientras que los Dub Inc, considerados como el mayor fenómeno del reggae europeo, no olvidaron la vida de los inmigrantes, sobre todo en un país como Francia. También este fue uno de los conciertos marcados del MED, con el grupo de diferentes orígenes que llevaron a Loulé esta fusión del reggae tradicional, hip-hop, electrodub, ritmos magrebinos o música electrónica en una sonoridad refrescante.

Después de una actuación en el Cine-Teatro Louletano durante la presentación de la edición del MED, los Tribali pisaron el Escenario Cerca ya con muchos fans en esta ciudad. Marcada por la originalidad de la conjugación instrumental (cítara y didgeridoo, guitarras eléctricas y percusión), pero también por un ambiente hipnotizante de trance que pasa mucho por la voz y movimientos de la cantante / bailarina, la banda de la República de Malta lo dio todo en el escenario.

La narración del viaje de un meteoro contada en el escenario por los farenses Ridding a Meteor, la guitarra portuguesa de Ricardo Martins y los frenéticos de Túnez Ifriqiya Electrique con su ritual Banga pasaron esta última noche en el Escenario Castelo.

La 15ª edición del Festival MED terminó en fiesta, con dos DJs set que pusieron a la Matriz a saltar: Selecta Alice y los Hermanos Makossa.

Carlos Carmo, director del Festival MED y concejal de Loulé, hizo un balance “bastante positivo de esta 15ª edición”. Este responsable destacó la afluencia del público, sobre todo el viernes y el sábado, con las calles repletas de personas y los conciertos llenos de espetadores. Esta fue, de acuerdo con Carlos Carmo, una nota a destacar en 2018. “Si inicialmente este era un festival atractivo por todo el ambiente a su alrededor y los artistas eran en su mayoría desconocidos del público en general, cada vez más los visitantes vienen aquí en busca de las bandas que presentamos en el cartel. Tal vez porque cada vez más, la gente está familiarizada con el concepto de la World Music”, consideró.

Este responsable subrayó además la “dinamización de la actividad económica del municipio”, del comercio a la restauración, pasando por las unidades hoteleras, y la “contribución al turismo”, con un aumento significativo del número de turistas de diferentes nacionalidades en la ciudad en estos días.

Comparte esta información en:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Categories: Fiestas y Ferias

About Author

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*