Un recorrido por un puerto romano de casi 2.000 años de historia

Un recorrido por un puerto romano de casi 2.000 años de historia

Un equipo de la Universidad del Algarve y de Marburgo han descubierto el puerto romano en mejor estado de conservación de Portugal

Un equipo luso-alemán de la Universidad de Algarve y de Marburgo, en colaboración y con el apoyo logístico y financiero del municipio de Vila do Bispo, acaba de descubrir el puerto romano en mejor estado de conservación identificado hasta la fecha en Portugal.

Situado actualmente en una zona seca, esta estructura está formada por un imponente muelle en silueta de piedra caliza con más de 40 metros de extensión, donde sobresalen piedras perforadas para amarrar barcos, una rampa y una escalera de acceso al agua del antiguo estuario de Boca do Rio.

Durante el período romano, el mar entraba tierra adentro, formando una extensa laguna, el actual Paul de Boca do Rio/Lontreira, en cuyo margen derecho se desarrolló un importante complejo de transformación de preparados de pescado, sobre todo a partir de finales del siglo II dC, servido por el puerto ahora descubierto.

Todo este complejo industrial y respetuoso puerto formaban parte de una villa marítima en investigación desde 2016, con una gran casa volcada al mar desde donde se han recogido diversos mosaicos, estucados pintados y muchos otros objetos que documentan la vida cotidiana y las actividades de estos lejanos antepasados.

El espacio pesquero romano fue abandonado en la primera mitad del siglo V, volviendo a ser ocupado con la pesca de atún en el siglo XVI y, de nuevo, tras el tsunami de 1755, en el siglo XVIII. Estos armazones de la época moderna (re)aprovecharon las estructuras romanas fundadas en las dunas para allí edificar los edificios que aún hoy se pueden ver en el lugar.

El sitio de Boca do Rio, conocida internacionalmente como uno de los lugares que mejor conserva el registro de tsunami tras el terremoto de 1755 que devastó Lisboa, Cádiz (España) y gran parte de la costa del Algarve, reserva, también, un enorme interés arqueológico. Además de la recientemente identificada estructura portuaria, existen, bajo las dunas, varias fábricas que sirvieron para la producción de salsas y pastas de pescado, el famoso garum de los romanos, presentando, al igual que el puerto, un estado de conservación verdaderamente excepcional a escala del antiguo Imperio Romano.

Los trabajos arqueológicos desarrollados en la playa de Boca do Rio, se integran en el marco del proyecto de investigación ‘Boca do Rio – un sitio pesquero entre dos mares’, coordinado por los profesores João Pedro Bernardes, del Centro de Estudios en Artes, Arqueología y Patrimonio (CEAACP) de la Universidad del Algarve, y Félix Teichner de la Universidad de Marburgo, encontrándose su sede en el Centro de Acogida a la Investigación – Núcleo de Investigación Arqueológica de Vila do Bispo.

Comparte esta información en:
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedIn
Categories: Cultura, Propuestas

About Author

Write a Comment

Your e-mail address will not be published.
Required fields are marked*